Publicidad

Pablo Montero pide respeto

Los detalles de la trifulca

Cuando la noche pintaba para gozar de una fiesta entre amigos, Pablo Montero una vez más se dejó llevar por sus emociones y golpeó a un camarógrafo y a un reportero que ocasionalmente venden sus notas a diversos programas de la cadena Telefutura de Univisión cuando pretendían entrevistarlo a la salida de la fiesta de la reinauguración del bar de uno de los integrantes del show Sólo para mujeres, Armando González "El muñeco".

Fue la noche del jueves pasado, en una plaza comercial ubicada en la ciudad de México, cuando Pablo Montero salió del recién inagurado club con sus dos hermanos y sus guardaespaldas por delante. Al encontrarse con un reportero y un camarógrafo que cubren notas para diversos programas televisivos, entre ellos Escándalo TV, comenzó el forcejeo de "no me tomes, no me grabes" a tal grado que se le fueron encima al chico de la cámara, pegándole y queriéndole quitar el cassette sin éxito.

Como la gente de seguridad del cantante no pudo obtener la cinta, los hermanos del cantante, quienes ya iban con muchos drinks encima, empujaron y golpearon al camarógrafo y finalmente le quitaron su instrumento de trabajo al miembro de la prensa, sin importar que los medios estaban invitados para cubrir el evento, aunque a última hora les negó el acceso gracias a que Montero "quería estar tranquilo".

Según un reportero de una programa radiofónico, quien conversó con el ex novio de Araceli Arámbula poco antes del incidente, Pablo Montero no quería dar entrevistas hasta que se hubiera establecido bien en la ciudad de México y comenzara las grabaciones de su telenovela y que llevaba a sus dos gorilas "por si le hacía falta". 

"Él no quería dar una entrevista y ante la negativa me retiré del bar, pero Escándalo TV permaneció ahí a pesar de que los demás medios ya se habían retirado, porque querían la exclusiva, tanto de Montero, como del lugar", indicó el periodista.

¿Castigo para Pablo?

Tras los incidentes ocurridos en el bar de "El muñeco", en sociedad con Paty Muñoz, Vanessa La vecina y Liz Vega, el camarógrafo y el reportero de Univisión fueron al Ministerio Público a levantar un acta y después asistieron a un hospital a que les atendieran las heridas causadas por los golpes que le propinaron los hermanos de Montero y sus guaruras.

Las autoridades mexicanas correspondientes están analizando el caso para ver si habrá castigo alguno por el comportamiento del cantante vernáculo, aunque a decir de varios testigos, Pablo Montero no estaba presente cuando se pasó el incidente en el que una vez más la prensa paga los platos rotos sólo por hacer su trabajo.

  • Artículo anterior
  • Próximo artículo

Publicidad

Publicidad